13 de Noviembre de 2018

Banner Principal 01 - Matias Perazzo
A+ A A-

PARTE I: CONSTRUYENDO UN SABER SOBRE LA GESTIÓN EN LAS EMPRESAS

Valora este artículo
(0 votos)

Cotidianamente, muchos empresarios MIPyMES emprenden la marcha hacia sus empresas mientras rondan en sus cabezas un sinfín de inquietudes, problemas no resueltos, interrogantes respecto a cómo se desarrollará el día de trabajo, preocupaciones múltiples…

Cada una de estas situaciones los empuja a tomar decisiones. Muchas veces, esas decisiones se fundamentan en acciones impulsivas, espasmódicas, producto de la complejidad de la tarea y de la dificultad para “darse un tiempo” de reflexión y de maceración que permita decantar el devenir de los acontecimientos.

Es justamente en ese ajetreo cotidiano cuando el empresario MIPyME suele interrogarse por ¿el oficio?, ¿la profesión? de gestionar.

Gestionar constituye una actividad densa, compleja, sobredeterminada. Si bien es verdad que existen abundantes escritos referidos a este tema, la gestión tiene mucho de “collage”, de imprevisible, de incierto.

Cada día, al llegar a la empresa, el empresario se enfrenta a una tensión tan fascinante como temeraria: cumplir con las obligaciones pautadas en su agenda, atravesando a un mismo tiempo, una variedad de imponderables que interpelan su particular y específica capacidad de dirección. En diálogos mantenidos con muchos de ellos, suelen aparecer comentarios como los siguientes:

¿No existen recetas?
¿No hay Manuales que nos garanticen una buena y eficaz conducción de las organizaciones?
¿Cómo se hace para tener un buen manejo institucional y evitar a la vez, conflictos en el intento?

Por suerte, ninguno de esos interrogantes tiene una respuesta establecida. La complejidad de las realidades empresariales no se resuelve con recetas. No hay un modo único de gestionar, de conducir a las organizaciones. La “buena administración” admite un sinfín de definiciones. Es imposible simplificar la escena y construir estereotipos.

¿No hay entonces modos de facilitar la tarea de gestión en las MIPyMES?
¿Se debe aceptar que sólo la propia práctica irá indicando el camino a seguir, o bien, es posible pensar en un corpus teórico a partir del cual decidirlo todo?

Desde nuestra perspectiva, ni el puro pragmatismo ni la conceptualización aséptica constituyen estrategias eficaces para gestionar el cambio en las organizaciones. Por el contrario, el desafío indica la necesidad de la reflexión para la acción y de la acción reflexionada. La teoría suele ser muy útil si efectivamente puede dialogar con la heterogénea realidad de las empresas y orientar al empresario en la toma de decisiones que de manera más ventajosa impacten en la productividad y en la rentabilidad de su organización.

Acceder a lecturas y autores que ayuden a revisar y fundamentar las prácticas diarias, evaluar beneficios y posibles riesgos, repertoriar varios escenarios y guiones posibles, discutir, repensar modos de actuación que ya no sirven, volver a empezar…, probablemente todo ello constituya el primer gran paso en una secuencia de cambios sucesivos, que en forma gradual, consensuada y progresiva lleven a la organización hacia su propia transformación; transformación que como ya hemos señalado, debe sustentarse en “las marcas fundacionales que le dieron identidad, partiendo de lo que la propia empresa es; del respeto a su historia, a sus tiempos y rutinas organizacionales y al estilo de gestión que históricamente la ha caracterizado”(1).

Construir un saber para gestionar las MIPyMES y acompañar al empresariado del sector en la formulación de nuevas visiones y estrategias para la gestión de las empresas, es una aventura posible. Cuando logran conjugarse los aportes provenientes de la propia experiencia con la abundante información que hoy ofrece el campo de la Teoría de la Administración se da inicio a un maridaje exitoso: transformar las micro, pequeñas y medianas empresas en organizaciones no sólo inteligentes sino también, humanizadas(2).


(1) Véase de mi autoría el Informe ya publicado con el título: “Ser o no ser: Esa es la cuestión”.
(2) En trabajos anteriores hemos abordado la categoría “humanizadas”. Con este concepto, hacemos referencia a que los cambios o innovaciones que se impulsen al interior de una empresa deben atender, entre otros aspectos, a: la historia de la propia organización; las características de su población; los liderazgos existentes, las modalidades de gestión; las estrategias de comunicación que se utilizan, el contexto en el cual funcionan, etc.

 

Claudia Beatriz Cao es Magíster en Gestión de Proyectos Educativos. Universidad CAECE. (2008). Título de la Tesis: “Las Reformas del Gobierno y la Gestión del Sistema Educativo: Debates Parlamentarios de la Ley Federal de Educación (1993) y de la Ley de Educación Nacional (2006)”. Calificación: Sobresaliente con Honores. Jurado: Dra. Mónica Pini; Dra. Ana Donini y Dra. María Irma Marabotto.

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar