15 de Noviembre de 2018

Efectos de la devaluación y la suba del petróleo en el sector energético

Valora este artículo
(0 votos)

En el marco del ‘1er Energy Summit’, un grupo especialistas opinaron sobre la realidad y el futuro del sector, en medio de la puja por los cambios internos y en el mercado internacional.

El sector energético afronta una doble batalla, señala Andrea Rivas en una nota para cronista.com. Por un lado, los embates alcistas de los precios internacionales por una mayor demanda y pronósticos de aumento en el precio del crudo y por el otro, un escenario local que poco ayuda con la fuerte devaluación del peso.

Invitados por el diario El Cronista y la Revista Apertura en el marco del ‘1er Energy Summit’, especialistas del sector opinaron sobre el escenario y los desafíos que el país deberá afrontar en los próximos meses.

El ex secretario de Energía Daniel Montamat, destacó que la Argentina “ha vivido divorciadas de los precios internacionales. Cuando el precio del petróleo en noviembre estaba a u$s 45, nosotros teníamos un barril criollo en u$s 70, es decir que siempre estamos a contrapelo del mundo en estas cuestiones que son fundamentales”.

“Argentina tiene un gran potencial en petróleo y gas. Tenemos que trabajar en los costos, asumir las referencias de precios internacionales, aunque pueden ser muy volátiles si se van para arriba”, reconoció.

Reconoció además que la devaluación del peso “complicó la referencia internacional de precios”. “Si queremos dar señales a la inversión de largo plazo hay que pensar en estrategia a largo plazo, no someterlo a la macro argentina”, opinó y reclamó “reglas de largo plazo”.

“Si el barril vale u$s 76 tiene que valer u$s 76 para el que quiere invertir en la Argentina. Hay que respetar el barril internacional y no ir a un barril criollo. Nos vamos a quedar sin desarrollar potencial”, planteó y pidió “no cerrar la puerta a las referencias internacionales de precios porque se nos meten por la ventana”.

Respecto a la devaluación del peso, admitió que “en un país con un tipo de cambio estable esto no es una discusión”.

“Tenemos que discriminar la Argentina necesita como señal de largo plazo una macro estable y de eso va a depender y tener bien en claro el precio internacional y referencia a la Argentina. Con una economía estable tenemos la posibilidad desarrollando el potencia de tener energía competitiva”, agregó.

En este sentido, Raúl Parisi coordinador del Comité de Asuntos Energéticos (CARI) explicó que “lo que pasa cuando cambia el tipo de cambio es que la desregulación se hizo para un dólar estable, entonces si bien no debemos cambiar las reglas de juego, se debe afrontar este problema de que el dólar no es estable, cambia y tenemos que ver para que la economía no ande fluctuando”.

NOTAS RELACIONADAS:

Empresarios todavía tienen optimismo para lo que queda del año

CEOs disminuyen sus intenciones de inversiones locales

“Según el decreto 1212 los precios son libres, pero van a ver que no son anárquicos ni discrecionales mientras el país exporte debe alinearse con la importación. Si el Estado fija las reglas hay que liberalizar el precio. Tenemos que tener visión estratégica y memoria de largo plazo”, señaló.

Por su parte, el economista Francisco Mezzadri consideró que a la devaluación local se suma un escenario internacional del petróleo en el que “la demanda va a seguir creciendo fuerte” en especial en India y China.

“Va a haber un fuerte crecimiento de aquí al 2020 del orden de un 5%. Hay que ver que pasa por el lado de la oferta y con los stocks”, pronosticó.

Y agregó: “Más allá de lo que se vea, me parece que lo que va a venir hacia adelante es una suba fuerte del petróleo, en especial a fines del 2019 y hay que estar alerta. El panorama del petróleo no es un panorama de estabilidad de precios”.

Consideró que tras la devaluación y la suba de precios en el mercado internacional “el país debe acomodar precios relativos”.

“En la Argentina debe hacer una corrección de los problemas provenientes de la masa de subsidios. Me parece que las empresas energéticas tienen a su frente un problema de ir desarrollandose en un país que no entiende que es parte de un movimiento de precios relativos feroz y tiene que adecuarse a precios relativos”.

Recordó que en 2015 se heredó “una bola de subsidios que genera un problema de fondo que es este proceso de doble adaptación de precios relativos en relación al pasado y a la realidad internacional”.

“Hay una avalancha de cambios que vienen de afuera y el problema que veo que tenemos es que hay que empezar a pensar en segundo semestre en el conjunto del sistema y hacer una proyección de a 25 o a 30 años”, analizó.

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar